Comparador de alquiler de coches en el aeropuerto de Llucmaçanes, Menorca

El aeródromo de Llucmaçanes, el aeropuerto de Menorca, es la principal puerta de entrada de turistas a la isla. Aunque también existe la opción de viajar hasta este paraíso mediterráneo en ferry hasta Ciudadela y Mahón, lo cierto es que casi todo el mundo que planea su viaje a tierras menorquinas lo primero que hace es comprar los billetes de avión, incluso antes de reservar sus hoteles y sus coches de alquiler en el aeropuerto.

Todo el año podemos encontrar vuelos a Menorca desde muchos aeropuertos españoles como los de Alicante, Asturias, Barcelona, Bilbao, Ibiza, Madrid, Palma de Mallorca, Pamplona, Santiago de Compostela, Sevilla, Valencia y Zaragoza. En los meses de temporada alta la isla mantiene conexiones con más de 70 destinos de Europa, sobre todo del Reino Unido, pero también de Alemania e Italia. Con más de 2 millones y medio de pasajeros al año, las instalaciones aeroportuarias de Llucmaçanes viven en estos momentos los niveles de mayor tráfico aéreo de toda su historia.

La gran puerta de entrada a Menorca

El aeropuerto, el único que existe en la isla, se ubica en la parte occidental de Menorca, a unos 5 kilómetros de distancia de la capital Mahón y a unos 47 kilómetros de Ciudadela. Su construcción en esta ubicación en el año 1969 fue motivo de la enésima disputa entre ambas ciudades. Esta vez fue Mahón quien se llevó el gato al agua, aunque en una isla del tamaño de Menorca donde no hay grandes distancias esto no supone ningún problema para el viajero, siempre que cuente con un vehículo con el que moverse, por los motivos que te explicamos más adelante..

La actual terminal del aeropuerto menorquín fue inaugurada en mayo de 1988. Cuenta con dos niveles: el inferior, para las llegadas y la recogida de los equipajes, y el superior, donde están los mostradores de facturación y las salas de embarque, una para vuelos nacionales y otra para internacionales.

De tamaño medio, pero muy cómodo y bien equipado, el aeropuerto de Mahón ofrece muchos servicios: tiendas duty-free y otros comercios, restaurantes y cafeterías, área de recreo infantil, cajeros automáticos, wifi, oficina de turismo, etc. Y si antes de coger nuestro vuelo de regreso hemos olvidado algún regalo o queremos llevarnos un recuerdo de última hora de la isla, siempre podemos pasarnos por su tienda de souvenirs.

Además de todo esto, en el aeropuerto encontramos también oficinas de la policía y servicios médicos, así como mostradores de las principales compañías aéreas, agencias de viajes y touroperadores que trabajan allí.

Alquilar un coche en el aeropuerto de Menorca

Al no existir una red de transporte público demasiado desarrollada y habiendo tantos lugares tanto de la costa como del interior que merece la pena ver y disfrutar, el hecho de disponer de un coche en Menorca es, más que una ventaja, una verdadera necesidad. Sin un coche con el que movernos de un sitio a otro no podremos sacarle el jugo a nuestro viaje, ni descubrir los tesoros de una isla que ha sido designada Reserva de la Biosfera por la Unesco.

Por otra parte, circular por las carreteras y caminos menorquines es muy sencillo y agradable. El tráfico no llega a ser nunca denso, ni siquiera en los meses de verano, y los paisajes que nos acompañan en nuestra ruta son naturales y genuinos.

Por comodidad, es siempre preferible hacer una reserva en alguna empresa de alquiler de coches en el aeropuerto de Menorca. En los largos y quietos meses de invierno no suele haber problemas de disponibilidad pero en verano es conveniente reservar para no quedarse sin coche, lo cual sería un verdadero problema, o para no tener que pagar un precio de alquiler demasiado elevado. Lo mejor es por tanto ser previsor y reservar con bastante antelación.

Las empresas de alquiler más conocidas (Avis, Hertz, Sixt, Europcar, etc.) tienen sus oficinas en la misma terminal del aeropuerto, en la zona de llegadas, y disponen de plazas propias en el parking exterior, en la segunda planta, en una zona específica para ellas.

Hay muchas otras empresas locales de alquiler, de menor tamaño y con flotas más pequeñas, que operan también en el aeropuerto, recogiendo a sus clientes en la terminal y entregándoles el vehículo en sus oficinas, ubicadas normalmente en los alrededores del aeropuerto. Hay quien prefiere las marcas más conocidas y en cambio quien se fía más de las locales, generalmente empresas familiares.

Como en cualquier destino turístico del mundo, a la hora de alquilar un coche en el aeropuerto de Menorca hay que prestar atención a algunas cosas.

Con tanta oferta hay que comparar los precios de las distintas compañías, pero también es preciso asegurarse de cuáles son exactamente las condiciones del contrato, qué seguros se incluyen (robo, cristales, con o sin franquicia, y la cuantía de ésta, etc.) y cuáles son los cargos extra que pueden hacernos subir la factura, como los conductores adicionales, el GPS o las sillas para niños.

Sobre todo hay que averiguar cuál es la política de combustible que aplica cada una de estas compañías de alquiler, puesto que en los últimos años se ha extendido la práctica de cobrar al cliente el tanque lleno y obligarle a devolverlo vacío, algo tan difícil como arriesgado. Tampoco tenemos que olvidar comprobar el estado del vehículo antes de sacarlo del parking del rent a car: hay que avisar de cualquier golpe, marca o defecto que veamos y hacer que sea anotado en nuestro contrato de alquiler.

En definitiva, hay que ser muy precavidos y estar pendiente de todos estos detalles, tanto para evitar sorpresas desagradables como para poder elegir el coche que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Y eso es todo: una vez sentados al volante, solo queda lanzarse a la aventura de descubrir Menorca, sus playas más escondidas, sus pueblos en fiesta, sus caballos, sus paisajes y su deliciosa gastronomía, todo el encanto de una isla única en el mundo.